Dicen que enamorarse es un acto reflejo, como tener miedo. 
Yo fui una niña sin miedo, no me asustaban los fantasmas, ni los monstruos, ni la oscuridad.... podía enfrentarme a las niñas de quinto segura de que no me quitarían la merienda. Y así, hasta hoy. Segura de quepuedo coger una Magnum y avanzar por un callejón vaciando el cargador porque no es eso lo que me da miedo.

Lo que me aterra es decir que sí a algo que no podré cambiar mañana. Pensar en un sofá para toda la vida, en un crédito hipotecario, en una declaración conjunta o en un "está tarde tenemos que hablar". Buscar colegios y canguros y pensar en un lugar para vivir cuando ya no tengamos pulso para sujetar una Magnum.

Y, de pronto, todo ese terror se empieza a difuminar como el looping de una montaña rusa y eso ..... es la felicidad.

En el día más importante de Pepa y Silvia, la felicidad completa llega por fin a sus vidas.

Y para ti, ¿qué es la felicidad?