El destino de Arnau se pone en manos de la Inquisición