Los habitantes de Storybrooke se preparan para el final, cuando Owen y Tamara detonan el gatillo contra Regina. La maldición sigue su curso, con la aniquilación de la ciudad y sus residentes de manera inminente, y el Sr. Gold de luto por la pérdida de su hijo, Bae / Neal.

Mientras tanto, en el País de Nunca Jamás del pasado, Garfio descubre su conexión con el joven Bae después de rescatarle del mar y de pronto se da cuenta de que los niños perdidos están persiguiendo al niño.