Tal y cómo Geppetto le hizo prometer, Pinocchio se convierte en el guardián del bebé de Blancanieves y el Príncipe Encantado