Marcela, después de muchos días dándole vueltas a las cosas, sabe que debe de tener una conversación con Tomás por todo lo que ha ocurrido. La joven acude a su casa con la excusa de tener que entregarle una factura de las comidas pendientes de los obreros de la mina. Pronto le deja ver a Tomás cuál es el verdadero motivo de su visita y la pareja se dispone a hablar.

Cuando Marcela ha comenzado con la difícil conversación, Íñigo Maqueda entra en el despacho para hacerse con unos papeles que necesita con urgencia. Parece que la pareja tendrá que esperar algo de tiempo para poder acabar con la conversación, ¿qué será lo que Marcela tenga que decirle a Matías?