A pesar de la fiesta que su padre ha organizado en La Casona para despedirse de todos los empleados con los que ha trabajado mano a mano, Rosa ha sabido cómo ingeniárselas para pasar desapercibida. La joven se ha ausentado de la forma más silenciosa y aprovechó su soledad para solucionar un tema de vital importancia para ella.

Sin levantar ninguna sospecha, Rosa acude al hogar de Adolfo de los Visos y encontrarse con él. Necesita de un momento a solas junto al hombre que sigue ocupando su corazón y llega con un claro objetivo: abrirle los ojos. Adolfo, que estaba ahogando sus penas en el jardín, se sorprender al volver a ver a Rosa.

Con mucha decisión, Rosa se lanza a los labios de Adolfo de los Visos para demostrarle que su amor sigue latente y que ella estará ahí para él porque lo que siente es verdadero. Está dispuesta a luchar por su amor y hacer todo lo necesario para que su relación vuelva a ser lo que un día fue. ¿Lo conseguirá? ¿Surgirá de nuevo el amor? ¿Se habrá olvidado Adolfo de Marta definitivamente?