Todo el pueblo se ha implicado en hacer que la muerte de Onésimo parezca lo más real posible. La familia del joven y todos sus seres queridos han formado parte de ese día ficticio para lograr que Günter se marche de Puente Viejo creyendo que Onésimo ha fallecido.

Dolores se ha ocupado de maquillarlo para que su aspecto no le delate y hasta el párroco del pueblo ha fingido unas oraciones en su honor. Para asegurarse de que la muerte de Onésimo es real, Günter parece dispuesto a darle un tiro en el pecho. En ese momento, todos los allí presentes se asustan por lo que pueda ocurrir. ¿Terminará finalmente con la vida de Onésimo? ¿Podrán pararle los pies a Günter?