La sirvienta de La Habana se ha dado cuenta de que Francisca Montenegro está muy rara después de haber pasado por una grave enfermedad. Le parece muy raro que tenga tanto apetito y tan buen aspecto después de haber estado muy enferma. Antoñita le cuenta a Francisca lo que verdaderamente piensa y la señora se da cuenta de que su secreto podría ser descubierto en cualquier momento…