Todo ha salido tal y como Manuela y Marta habían planeado. Con Adolfo de los Visos rondando por el lugar en el que él y la joven suelen verse, Marta sigue adelante con el plan para romperle el corazón. Están buscando que el joven termine por odiarla y hacer que Rosa sea el centro de sus sentimientos.

Con mucha decisión, Marta se lanza a los labios de Ramón Solozábal después de haber visto que Adolfo ya ha llegado al lugar en el que Manuela lo había citado. Todo ha salido a pedir de boca pero… ¿Será esto suficiente para que Adolfo se olvide de Marta para siempre? ¿Volverá Rosa a rondar por su mente?