Adolfo acude a La Casona para ultimar los detalles de su oficial pedida de matrimonio con Rosa. Antes de hablar sobre algunos de los detalles, Adolfo ha aprovechado para comentar con Ignacio algunos detalles del negocio de la hojalatera.

La pareja que está a punto de comprometerse, aprovecha para pedirle a Marta que de un discurso en ese momento tan especial. La joven será la dama de honor de su hermana Rosa y, a pesar de que no se siente cómoda, ambos quieren que dedique unas palabras para sellar su amor.

Marta pierde la paciencia con su padre, quien se da cuenta de inmediato de lo que le ocurre. “Necesito marchar de aquí o perderé la razón”, espeta la joven sin ningún temor. Ignacio Solozábal se amosca por lo que su hija está diciendo, ¿averiguará lo que le ocurre?