Íñigo Maqueda ha salido con el cuerpo de un hombre completamente tapado y, al descubrir de quién se trataba, los gritos de dolor inundan la mina. Damián es el encargado de descubrir de quién se trata y el hombre se viene abajo nada más descubrir que se trata de su gran amigo Cosme.

El hombre ha había advertido de la gravedad del trabajo que están realizando y de que las condiciones no eran las idóneas. Cosme ha arriesgado su vida a sabiendas de que la Marquesa de los Visos no se preocupaba por hacer que su labor en la mina fuese con toda la seguridad posible. También Tomás y Adolfo, sus hijos, son conscientes de esto y saben este hecho podría condicionar el negocio de su madre.

Todo el mundo en el pueblo está consternado por la muerte de este hombre que tanto se hizo querer en el pueblo. Dolores recuerda los momentos vividos junto a él en el Colmado y toda la familia se lamenta por lo sucedido… ¡Hasta siempre Cosme!