Marta ha logrado convencer a Rosa de que deben tener una conversación tras todo lo ocurrido y arreglar su situación. Rosa ha tenido palabras muy duras para su hermana pero ha accedido a ponerle una condición con la que todo podría volver a ser como antes. “Lo que siento por ti es desconfianza, no me faltan razones para desconfiar de ti y de tus intenciones”, afirma Rosa.

La hermana mayor le ha mostrado sus sentimientos y su situación después de que ella se hubiese prometido con el hombre del que ambas están enamoradas. Marta quiere una tregua para dejar de hacerse daño tanto a ellas como a su familia, ¿enterrarán el hacha de guerra?

Rosa, para asegurarse de que su hermana no se vuelve a meter en su relación, le pone una condición que debe cumplir a raja tabla. Las hermanas citan a Manuela y Carolina en el salón de La Casona para comunicar la noticia e informarlas de que todo volverá a ser como antes. ¿Cumplirá Marta con su condición?