Después de muchas súplicas, Marta ha confesado ser ella la otra mujer que se ha estado viendo con Adolfo de los Visos. Con el objetivo de proteger a su hermana, Rosa escucha las explicaciones de su hermana para saber todo lo que ocurrió entre ellos. “Eras tú la que con mi carta en el bolsillo acudías a sus brazos”, reprocha Rosa a su hermana.

A pesar de los intentos de Marta de expresar sus sentimientos y hacerle ver que no es culpable de sentir lo que sintió, Rosa rechaza por completo a su hermana. Se siente traicionada y confiesa que ya no hay nada que hacer para volver a tener la buena relación que antes tenían. ¿Cómo recuperará ahora Rosa a Adolfo? ¿Querrá el joven volver a tener una relación con ella?