Todos estaban muy nerviosos en La Casona por la visita de Adolfo de los Visos tras la llamada de don Ignacio. Marta no entiende el motivo por el que tiene que estar presente, al igual que Carolina que debería estar camino de Jaca para ver a Pablo.

Adolfo de los Visos llegó a La Casona y, después de agradecerle a Ignacio que le permita estar allí, el joven dirigió su mirada hacia Marta recordando todo lo que ha ocurrido entre ellos. La joven no puede estar más incómoda al no entender ni el motivo por el que tiene que estar ahí presente. Rosa se da cuenta de la mirada entre su prometido y su hermana, ¿se interpondrá entre ellos?