En el próximo capítulo…

Adolfo se sorprende al comprobar que su madre acepta lo ocurrido y le conmina a pedir la mano de la muchacha deshonrada. La Marquesa le explica lo adecuado que puede resultar ese enlace para los intereses de la familia. El testaferro que intenta comprar la Casona comenta los detalles a la marquesa y ella le presiona para que se esfuerce en obtener una respuesta, antes de la marcha a Bilbao de los Solozábal. Adolfo y Tomás se desahogan de sus frustraciones. El primero le confiesa que la madre acepta el compromiso con Rosa de buen grado, pero a la que quiere es a Marta y Tomás se queja del chasco con Marcela.

Don Ignacio encaja como puede la noticia de su sustitución pero felicita a Ramón y le asegura que le irá tan bien como le ha ido a él. Don Ignacio confiesa a Urrutia su desánimo y las dudas de su marcha a Bilbao, a pesar de todas las ventajas que tiene su traslado.

Manuela y Marta comentan los últimos acontecimientos y el desánimo se extiende entre ellas. Ambas se preguntan por el paradero de Rosa y salen a buscarla temiendo que se haya escapado. Rosa se presenta en casa de Adolfo y él le cuenta que su madre acepta su relación. Rosa tiene prisa, pero Adolfo, no tanta, y le pide prudencia y tiempo para contárselo a Don Ignacio. Manuela se sorprende al encontrar a Rosa, le nota distinta y ésta le confiesa que pronto habrá novedades.

Ramón se disculpa con Marta por su petición de mano y que será quien sustituya a su padre en la fábrica. Marta le felicita por el cargo y le recuerda que debe olvidarse de ella y buscar a otra para sus aspiraciones familiares. Don Ignacio charla con Urrutia y llega a la determinación de que no quiere irse de Puente Viejo.

Matías y Marcela parecen acercarse, aunque ambos recuerdan a sus respectivos amantes. Alicia y él discuten asuntos del sindicato y ella se percata de que Matías rechaza su cercanía.