Publicidad

Ainhoa recibe una grata sopresa de su amado Gamboa. El profesor de supervivencia llena la cama de su chica de flores de papel. A ella le encanta, pero a su compañera de habitación Vilma el novio de su amiga no le gusta nada.

Por otra parte, Palomares acaba con un ojo morado por intentar separar a Ramiro de una pelea. Este  sigue pensando que el mundo no se ha acabado. Cree que cuando todo acabe volverá a estar con ella.

Piti está harto de las teorías de la conspiración de Ramiro. Cree que debería aceptar la realidad y seguir adelante con su vida.

Mientras tanto, Julia encuentra una nota de amenaza en su camarote. Además, encuentran unos calzonzillos que más tarde descubren que son de De la Cuadra. ¿Qué hacían los calzoncillos del primer oficial en el camarote de la científica? Ella prefiere no saberlo.