Alfredo Cardeñosa

Alfredo siempre está buscando que los números cuadren e intentando que las vedettes se adapten a su plan de austeridad.

Pero el mundo del cabaret no casa con números y aquí aprenderá que a veces, para que las cosas cuadren, vale más ser flexible.

Ha vivido siempre en una burbuja: estudiando, ajeno al botellón, a las juergas universitarias.

La vida disoluta del Cabaret le asusta tanto como le atrae.

A pesar de intentar mantener las distancias para ser eficiente en el trabajo y no decepcionar a su tío, las chicas le liarán para que les haga la declaración de la renta, para que las defienda ante novios celosos, o para que opine de bikinis y tangas.

Al principio distante y con prejuicios, irá entrando en el mundo del Cabaret como el que se moja los pies en las costas del Atlántico en pleno invierno.