Mateo pone como escudo su labia e ironía al hablar de sentimientos, ya que es un tema en el que le cuesta mucho abrirse y sienta que necesita ese mecanismo de defensa. Sin embargo, debajo de toda esa chulería y sarcasmo, Mateo esconde un espíritu sensible con mucho corazón.

Mateo e Inma Ordóñez en 'Amar es para siempre' | Manuel Fiestas