En la segunda temporada sigue siendo el camarero animado y locuaz que conocemos, y que disfruta escuchando las inquietudes de todos los que pasan por 'El Asturiano'. Claro que, ahora que Manolita estará volcada en su nuevo trabajo, tendrá que ejercer más que nunca de cabeza de familia.