Fede representa ese nuevo movimiento social que corre por las calles de la capital madrileña y, con un ojo en el underground y otro en la política, será uno de los tantos jóvenes que empezaron a conformar una identidad cultural distinta tras la muerte de Franco.