El rodaje de la séptima temporada de 'Amar es para siempre' ha llegado a su fin y la serie se toma un descanso para preparar nuevos decorados que seguirán dando vida a la Plaza de los Frutos en la octava temporada que arrancará en unos meses. Como broche de oro, los actores se han despedido a lo grande con una fiesta de lo más divertida.