Ruth Gabriel y Ángeles Martín llegarán a 'Amar es para siempre' para revolucionar la Plaza de los Frutos

Publicidad

Antena 3 » Series » Amar es para siempre » Noticias

Fichajes novena temporada

Ruth Gabriel y Ángeles Martín llegarán a 'Amar es para siempre' para revolucionar la Plaza de los Frutos

Ruth Gabriel será la mujer de Beltrán, guarda un secreto que ayudará a Manolita. Ángeles Martín dará vida a Doña Visi, la cotilla oficial del barrio.

La novena temporada de 'Amar es para siempre' sigue cosechando éxitos de audiencias cada tarde de las sobremesas en Antena 3 con más de 1 millón de espectadores. Una temporada trepidante en la que vemos cómo nuevos personajes llegan a la Plaza de los Frutos para dar un giro radical y agitar lo que sucede en este barrio de Chamberí.

Ruth Gabriel y Ángeles Martín, son los nuevos fichajes confirmados de esta novena entrega. Las actrices se incorporarán al reparto en el próximo mes de marzo. Así serán sus personajes:

María, dispuesta contar un secreto que ayudará a Manolita

Ruth Gabriel es María Cabanilles: tiene 45 años y es la madre de Tito y mujer de Beltrán. Llevan casados desde siempre. María ha soportado las infidelidades del Beltrán con estoicismo, pero también ha aprendido a vivir su vida y a desvincularse de él. Por eso se refugia en Londres, donde vive cuidando de una rica y anciana tía. Es la excusa perfecta para no aguantar los desmanes de Beltrán. María siente culpa de no haber podido ayudar a Tito en Madrid, pero sí consigue hacerlo en Londres, por eso le cuesta entender la recaída de este. María también viene dispuesta contar un secreto que ayudará a Manolita en su investigación y que tiene que ver con Beltrán durante la guerra de Sidi Ifni.

Doña Visi, la cotilla oficial del barrio, por encima de Benigna Castro

Ángeles Martín es Doña Visi que a sus 55 años es la cotilla oficial del barrio, incluso por encima de Benigna Castro. Su cardado es tan excesivo como su verborrea. Chaquetera a más no poder. Parece llevar siempre el monedero cosido al sobaco y le cuesta cambiarse de ropa. Estos detalles, unidos a su bordería, suelen ser su uniforme habitual. Frecuenta la cola de la pescadería, la peluquería y cualquier establecimiento en el que se practique el fino arte de poner verde a los vecinos. Rancia, pero con un asombroso pasado del que solo Pelayo conoce interesantes detalles.

Doña Visi suele vestir oscura, pero a veces lleva pantalón, único vestigio "moderno" de una vida anterior. Estudió filología inglesa y marchó a Londres a finales de los 50. A su vuelta trabajó como traductora e intérprete de producciones emblemáticas rodadas en España. En sus días gloriosos, todos la conocían como Miss Visitation. Era alegre y dicharachera, pero algo truncó su vida.