Gabriel se lleva el varapalo más grande de su vida