Luisita no levanta cabeza desde que rompió su relación con Amelia y esta se fue a París.

"No puedo más de sentirme sola"
Desde entonces la joven no encuentra consuelo y siente como si a su familia no le importase su dolor. En realidad, todo es un plan de Marcelino para que la joven olvide a Amelia cuanto antes.

Manolita, que no sigue el plan de Marcelino porque sabe que su hija la necesita, trata de hacer sonreír a Luisi contándole que van a celebrar la verbena. Pero Luisita no está de humor y le confiesa a su madre que se siente sola en esta situación.