Mónica visita a Carlos en la cárcel

Carlos espera la visita de Ana pero se emociona al ver que es Mónica quién ha ido a verle. Tío y sobrina, en realidad hija y padre, se abrazan aliviados. Carlos le insiste a Mónica en que es inocente y le ruega que no se preocupe por él sino que cuida de ella misma.