Julia llega por la mañana a casa y Armando le increpa no haber avisado de que no iba a pasar la noche allí. “Si no pensabas venir a dormir podrías avisar, estaba preocupado”, dice. Julia, ante la atenta mirada de Irene, se disculpa y da una falsa excusa. ¿Le habrá creído Armando?

Los celos, culpables de una gran traición
Julia confesó a Irene que pasó la noche en casa de Guillermo. Aunque su hermana había prometido no decir nada, terminó confesándoselo a Armando. Irene no pudo contener los celos al escuchar al empresario hablar sobre recuperar a Julia. ¿Cómo habrá reaccionado?