Enterarse de que Julia está detrás de la muerte de su hermana Adela ha hundido a Guillermo. Después de conocer la verdad, todo lo que sentía por ella ha cambiado, y así se lo cuenta primero a Cristina: "No puedo mirarla a la cara, llevó a mi hermana a la muerte", confiesa. Sin embargo, la conversación más dura sería con la propia Julia, a la que es incapaz de perdonar y a la que prefiere fuera de su vida.