Momentos capítulo 2.464

Doña Paz, lejos de sellar la paz con Pelayo: “Lo único que quiero es que deje de hacerme la vida imposible”

Publicidad

Doña Paz ha vuelto a protagonizar un enfrentamiento con el tabernero, acusándolo de estar detrás de la falta de clientes de su farmacia.

Desde que la ‘Farmacia Guerrero’ ha llegado a la Plaza de los Frutos no ha tenido mucho éxito entre los vecinos del barrio y Doña Paz se encuentra preocupada por este hecho.

La madre de Hugo ha encontrado al culpable de la falta de clientes de su farmacia: Pelayo. La mujer ha ido decidida a acusar al tabernero y a exigirle que le deje de hacerles mala propaganda.

“Sé que ha estado desviando a los clientes a otras farmacias del barrio”, asegurando que tiene a Rocío como testigo. Pelayo no se lo ha negado y ha reconocido que mandó a un vecino a otra farmacia, pero no lo ha vuelto a hacer.

“Rectifiqué gracias a la reflexión que me hizo Rocío”, le ha confesado a doña Paz. Aunque la discusión ha ido a más y Pelayo ha dibujado una línea invisible en la plaza para marcar separación y distancia entre ambos.

"Está usted despechado porque no he sabido ver su gran calidad literaria, por eso intenta hacerme daño”, le ha dicho doña Paz burlándose.

Pelayo le ha insistido en que él no tiene nada que ver y le ha instado a que reflexione sobre por qué los vecinos del barrio no quieren entrar en su farmacia…

Antena 3 » Series » Amar es para siempre » Momentos

Publicidad