A Benigna le ofrecieron una tentadora oferta de negocio invirtiendo en un chalet a un precio inigualable. Quién se lo ofreció era un gran timador y supo jugar bien sus cartas.

La ambición de Benigna le ha hecho perder los ahorros de toda una vida
La ambición de Benigna de quedarse ella con el chalet antes que su amiga Menchu le hizo caer en una estafa y perder los ahorros de toda su vida. Benigna no quiso contárselo a Quintero por pura vergüenza ya que fue advertida de lo mal que pintaba ese negocio.