Las dudas y la presión empezaron a afectar a Benigna como la jefa de un nuevo crimen organizado bajo el seudónimo de 'la madrina'.