Guillermo ha pedido a Pelayo que acoja la reunión del Partido Comunista tras saber el secreto sobre Lenin. Cristina le ha contado cómo Valverde le pisa los talones y le presiona. Por eso, Guillermo decide entrometerse y decidir el lugar donde se producirá. Cuando Lenin se entera de que le han apartado, siente que sus amigos le han traicionado.

Pelayo cumple con su palabra dada a Guillermo y al Partido Comunista, y abre El Asturiano para acoger su reunión. Llega tras haber vivido un momento especial en casa: leer las cartas enviadas por Leonor desde México. Toda la familia Gómez se ha emocionado al verlas. Leonor les cuenta lo pendientes que los exiliados españoles están del proceso democrático y por qué ellos votarían 'sí' en el referéndum, una reflexión que va a hacer que Pelayo se replantee su intención de abstenerse.