Ana se declara culpable del asesinato de Gabriel de la Vega

Ana, desesperada por la situación de Carlos, se presenta en el despacho buscando a Quintero pero se encuentra con Nuria quién se ofrece a escucharla y le habla de algunos casos que ha llevado similares al suyo. Nuria le comenta que su cuñada casi comete la locura de declararse culpable para salvar a su padre de la cárcel, caso que le basta a Ana como último recurso para salvar a Carlos.