En el capítulo final de la última temporada de 'Allí abajo', los socios de Wan

La desorbitada propuesta de Carmen para comprar la Híspalis
venden su parte de la clínica Híspalis y Carmen se propone comprarla pero necesita la ayuda de todos sus compañeros y amigos para recaudar el dinero. Una desorbitada propuesta que todos se toman a broma menos Carmen, que está hablando muy en serio.

Tras reírse a carcajadas con la propuesta de Carmen, todos se toman en serio la idea de recuperar la clínica. Tanto es así, que Irene y Jozé deciden casarse de inmediato para recaudar dinero.

La boda de Irene y Jozé, en apenas un par de días, revoluciona a todos que tienen la cabeza en buscar la forma de reunir dinero pero también les ilusiona porque quieren mucho a la carismática pareja.

Ronda de favores
Jozé aprovecha su boda 'low cost' para pedirle a Iñaki un gran favor: que sea el encargado de cocinar para todos los invitados. Iñaki no puede negarse a ese gran regalo de bodas pero pide auxilio a Gotzone porque teme a las vecinas cocinando.

No tenemos estrellas pero tenemos Michelín

Pero Luci, Piedad y Merche no van a dejar que nadie mande en su cocina por muy chefs que sean, con lo que las vecinas desafían a Iñaki a enseñarles como se cocina en el sur: "No tenemos estrellas pero tenemos Michelín"

Mientras tanto Carmen sigue buscando la manera de reunir el dinero y se reúne con los socios de Wan pero se va a llevar una gran sorpresa, la venta asciende a 150.000€.

Para vosotros es un negocio, para mí es mi vida
Carmen se enfada porque ya estaba a punto de conseguir lo que habían pedido. La que fue directora de la Híspalis se arma de corazón para hacerles ver a los socios lo que significa la clínica para ella: "Para vosotros es un negocio pero para mí, es mi vida"

Carmen se ha dado por vencida y se centra en celebrar la boda de su gran amigo Jozé por todo lo alto con su gente.

Rebelión contra Wan
Pero los problemas no han terminado y el magnate chino irrumpe en la boda con las excavadoras para empezar a levantar la Almazara.Todos se rebelan contra Wan que cede ante las palabras de todos, en especial de su hija Jin.

Muchos han sido los momentos en los que la cuadrilla ha gritado y demostrado que "la cuadrilla unida, jamás será vencida".

La cuadrilla unida, jamás será vencida
Y como el día tenía pocos problemas a Peio se le presenta uno más, su novia le ha dejado tirado con la idea de comenzar una nueva vida en Bilbao. Pero ni Koldo, ni Antxón ni Iñaki van a permitir que su mejor amigo se venga abajo por nada ni por nadie. Antxón y Koldo están dispuestos a dejarlo todo por irse a Bilbao con él e Iñaki, emocionado, no puede prometer lo mismo pero visitará a sus amigos siempre que lo necesiten.

Iñaki vende el Kaia para salvar la Híspalis

Tras conseguir que Wan retire las excavadoras y aleje la Almazara de sus intereses empresariales, Iñaki aprovecha para anunciar que ha recaudado el dinero y podrán comprar la clínica Híspalis: "todos antepusieron sus familias a los negocios". Lejos de alegrarse, todos se llevan las manos a la cabeza porque Iñaki ha conseguido el dinero vendiendo su adorado Kaia. Gotzone acalla los rumores confesando que ha sido ella quién ha comprado el templo de la cuadrilla. Todos respiran aliviados, la gentrificación no podrá nunca destruir las raíces de los Izabalbeitia.

Wan se aleja de la Almazara y la dirección de la Híspalis queda en manos de todos los que la quieren de verdad. Ahora nada puede salir mal. Irene y Jozé, por fin, pueden disfrutar de su boda 'cuqui low cost' ante todos sus amigos que celebran el éxito de seguir manteniendo la Almazara y la Híspalis.

Pero no es el único 'sí, quiero' que se ha dado en el día,

Iñaki y Carmen se despiden con un 'sí, quiero'
las emociones no habían acabado porque Iñaki ha sorprendido a Carmen con una petición de matrimonio que emociona a la sevillana y que no tarda en responder con un "te amo"

Ahora solo queda celebrar y brindar por las buenas noticias, por el amor y la amistad. Porque cinco temporadas dan para mucho pero lo que ha dejado claro 'Allí abajo' es que el camino más corto entre el norte y el sur, es la risa.