La Híspalis y Castrofidel se rebelan contra la excavadoras de Wan

Wan se ha presentado por sorpresa en la boda de Irene y Jozé con las excavadoras para comenzar a levantar la Almazara. Una jugada sucia que enfada mucho a los invitados que no piensan moverse y plantan cara al magnate chino desafiándole. Tras la rebelión de los trabajadores de la Híspalis, los vecinos de Castrofidel y las palabras de Jin, Wan acepta no tocar la Almazara y dejar que se celebre la boda.