Dolores trata de no fijarse en Gotzone: “A la enemiga, ni babas ni agua”

Tras una semana sin ver a su Celia, Dolores no pueden resistirse más al escote y a los encantos de Gotzone. Desesperada, Dolores pide ayuda a Koldo y Tomy que le hacen ver el lado perverso de la vasca para que se le baje la libido.

El escote de Gotzone despierta la libido de Dolores

Dolores no para quieta por la casa de Iñaki y Carmen y es que tener a Gotzone tan cerca, con ese escore y estar tan solas la está haciendo entrar en calor demasiado rápido. La imaginación de Dolores vuelta ante una Gotzone impasible que no entiende la actitud de la amiga de Carmen.