Epi y Piedad, tensión sexual resuelta