Publicidad

La mala racha de Eva con los hombres parece haber llegado a su fin: esta vez ha encontrado un novio guapo, listo, inteligente y forrado, cuyo único problemilla es que todavía se está separando. Lo que no sabe la pobre es que Richard (interpretado por Jorge Sanz), además de no ser del todo de fiar, es ni más ni menos que el jefe de Gorka.

Santi está desesperado: su suegra (toda ella) ha venido unos días de visita y a él le toca dormir en el sofá sin posibilidad alguna de retozar con Rose. ¿Solución? Encasquetarle la suegra a su padre, para que se la lleve a tomar una relaxing cup of café con leche… que acaba siendo de todo menos relaxing.