Se Estrena » Reportajes

FALTA DE QUÍMICA CON REESE WITHERSPOON

Robert Pattinson, ¿de resaca en Barcelona?

Reese Witherspoon y Robert Pattinson han aterrizado en España para presentar en Barcelona Agua Para Elefantes pero, mientras la rubia posó sonriente en sobre la alfombra roja, el actor no esbozó ni la más mínima sonrisa. Su rostro reflejaba seriedad, agotamiento, ¿tal vez resaca?

Publicidad

Los medios estadounidenses ya se han hecho eco del extraño comportamiento de Robert Pattinson durante la presentación de su última película en la Ciudad Condal. El equipo de Agua Para Elefantes decidió separarse para hacer las presentaciones por capitales europeas y, mientras Pattinson voló a Berlin, su compañera de reparto fue a París, donde aprovechó para tirar de tarjeta de crédito en las mejores boutiques francesas.

Ha sido una ruta agotadora por el viejo continente y, en su penúltima parada, España, Pattinson y Witherspoon se han vuelto a unir sobre la alfombra roja. No se sabe si por el cansancio, el cambio de horario o la falta de sueño, pero Robert Pattinson no trajo su mejor rostro a Barcelona. Más pálido que de costumbre, con los ojos caídos y una mueca que pretendía ser una sonrisa pero se parecía más a una cara de asco sorprendió a muchos por su comportamiento especialmente distante.

El diario Daily Mail especula sobre los motivos que hacen que Robert estuviera tan serio en Barcelona. ¿Será porque la noche anterior decidió disfrutar de una mítica fiesta española?, ¿o tal vez porque su relación con su compañera de reparto se ha tensado todavía más?

No es ningún secreto que la pareja de actores no terminó de entenderse muy bien en el rodaje de Agua Para Elefantes. Pattinson comentó que el personaje con el que fue más cómodo trabajar fue el propio elefante y Reese tampoco se cortó al decir que las escenas de cama con Robert dejaban mucho que desear y que le resultaba muy desagradable los resoplidos del actor.

La Ciudad Condal es la penúltima parada europea en la que presentarán la película y ha sido el escenario en el que la pareja se ha mostrado más incómoda, distante y cansada que de costumbre.

Publicidad