Se Estrena » Reportajes

GALERÍA DE IMÁGENES

¿Qué sería del cine sin los machos que lo defienden?

Esa es la pregunta que se hacen todas aquellas personas que viven del cine y que tienen que aguantar a diario los numerosos ataques que sufre la ‘industria cinematográfica’. Aunque lo cierto es que al final, el cine siempre acaba saliendo ileso gracias a la ayuda y a la defensa de una serie de ‘machos’ como Brad Pitt, Arnold Schwarzenegger, Rusell Crowe o Sylvester Stallone, que a través de su fortaleza han dado siempre la cara por el cine.

Publicidad

Si hubiera que elegir a dos ‘machos’ que hayan dado en más de una ocasión la cara por el cine, esos serían sin duda Silvestre Stallone y Arnold Schwarzenegger. Stallone ha llegado a participar en cientos de combates durante su período como boxeador dando vida a 'Rocky Balboa'. En su tiempo esos combates dieron al cine grandes alegría y por supuesto, importantes beneficios. Fueron también famosas sus actuaciones como el veterano de guerra John 'Rambo', al que llegó a representar hasta en tres entregas.

Esa fortaleza cinematográfica fue la que se sacó Brad Pitt de donde no la había, para meterse en el papel de Aquiles en 'Troya', donde logró defender a su tierra deshaciéndose de todos los enemigos que se encontraba por el camino. Además, consiguió vengar la muerte de su primo adolescente, después de batirse en duelo con Héctor.

Algo similar le sucedió a Colin Farell en 'Alejandro Magno', una película que narra el período del reinado del rey de Macedonia, con momentos especiales como su invasión al reino persa o a la India. De ahí, que en ella se puede ver el lado más duro del actor.

No es para menos Russell Crowe como Máximo en la cinta de 'Gladiator', donde luchó contra viento y marea para sobrevivir de los ataques de Cómodo, el hijo de Marco Aurelio, que hizo todo lo posible por quitarle la vida y echarle de Roma.

Una situación muy parecida tuvo que vivirla Nicolas Cage en ‘Air’, una película en la que al actor tuvo que luchar todo lo que pudo y más contra un grupo de presidiarios, que lograron secuestrar un avión en el que estaban siendo trasladados a otras cárceles. Todo ello mientras el actor tenía en mente la idea de que ese día iba a conocer a su hija, a la que no había querido conocer por estar entre rejas.

Entre rejas aunque injustamente,  también estaba Michael Clarke Duncan en ‘La milla verde’, donde probablemente ejercía uno de los papeles más meritorios de todos los ‘machos de cine’, ya que salvaba la vida y las enfermedades de todas las personas y por culpa de ello, fue descubierto en la escena del crimen intentando salvar a unos niños.

Publicidad