Alcanzó la fama con tan sólo 11 años y una barita mágica. Emma Watson, Hermione en Harry Potter, es toda una empresaria. Antes de terminar la saga de jóvenes magos ya había firmado un contrato de 3 millones de dólares para ser imagen de una casa de alta costura.  Fue la precursora de otras muchas.

Dakota Fanning logró enamorar a Tom Cruise en "La Guerra de los mundos", decía de ella que era una inspiración. Sobre la alfombra roja deslumbra, al igual que su hermana, actriz como ella, Elle Fanning. Con 13 años y un metro setenta de estatura, ya ha hecho pinitos en el mundo de la moda además de haber triunfado en películas como "Super 8", "Babel" y "El Extraño caso de Benjamin Button".

Una de las más explosivas estrellas e iconos de la moda es Willow Smith, hija de Will Smith. Con un estilo tan personal como enrevesado desde muy pequeña.

Más delicada, Hailee Steinfeld fue contratada por otra atrevida firma de alta costura tras haber sido nominada a un Oscar por su papel en True Grit.

Con más caracter, Abigail Breslin que de Pequeña Miss Sunshine pasó a miss belleza infantil. En sus cabezas hay mucho más que diversión o salir con los amigos.

Portadas de revistas, pasarelas y firmas de ropa importantes... A su edad, niñas y adolescentes, son máquinas de generar millones de dólares.