Se Estrena » Reportajes

REPORTAJE I MILLONARIOS DE CINE

Mientras unos están en crisis... otros no saben que hacer con tanto dinero

Quizás no son tiempos espléndidos en cuanto a dinero se refiere, pero siempre nos quedará la esperanza de que nos toque la lotería, recibamos una herencia de un pariente lejano multimillonario, conozcamos un hombre con mucha pasta o tengamos un trabajo ideal donde las ganancias sean sobrehumanas. El cine conoce bien la ambición y la avaricia del dinero y siempre nos ha puesto los dientes largos viendo como los millonarios despilfarran el dinero en la gran pantalla.

Publicidad

El Padrino (1972)
¿Cuántos hombres no han deseado ser alguna vez tan ricos como Vito Corleone? ¿O tan respetado y querido por su familia y amigos? En esta película podemos ver cómo vive un gran jefe de la mafia, toda su riqueza, sus pertenencias, propiedades, bienes... Lo que seguro que a muchos no les gustaría es acabar como acabó él. ¿Ese es el precio del poder?

Pretty Woman (1990)
Atractivo, guapo, trabajador y con dinero y por si fuera poco, le ofrece a la protagonista, de la que termina enamorándose perdidamente sin importarle su estatus social ni su profesión, 3000 dólares por pasar la noche con ella. Una historia de amor verdadera que uno no se cansa de ver y menos siendo interpretada por dos grandes actores de Hollywood como son Julia Roberts y Richard Gere.

Una proposición indecente (1993)
Según el personaje que interpreta Robert Redford, "el dinero lo compra casi todo". Incluso a una pareja que está pasando una mala racha económica y buscan un golpe de suerte en las Vegas. Pero la suerte en este caso llega de la mano de un multimillonario que ofrece a la pareja un millón de dólares a cambio de pasar una noche con la chica. Una proposición que no pudieron rechazar y que les ayudó económicamente pero la relación del matrimonio fracasó. ¿Es cierto que el dinero da la felicidad?

Niño rico (1994)
Todos quieren una casa como la que tiene Macaulay Culkin en esta película. Pista de beisbol, parque de atracciones, gimnasio y a Claudia Schiffer como entrenadora personal. Tampoco está mal tener McDonald en una de las habitaciones, un mayordomo, criadas y una mesa de comedor tan grande que para comunicarte con el resto de personas que están comiendo tienes que utilizar el teléfono. Sin embargo, aunque aparentemente este niño es feliz, anhela lo más importante para él: la amistad.

The Game (1997)
Ser un gran empresario es una de las metas que muchas personas se proponen. Nicholas Van Orton, interpretado por Michael Douglas, es un importante hombre de negocios acostumbrado a controlar todo, hasta que su hermano le hace un regalo y empieza el juego.

Una rubia muy legal (2001)
Guapa, inteligente y con dinero. Parece la chica perfecta, sin embargo para su novio Warner no era suficiente y decide dejarla. Como dinero no le falta y parece que inteligencia tampoco, se marcha a la universidad de Harward para reconquistar al que cree que es el amor de su vida y de paso estudiar derecho. Llegará a ser abogada y a tener todo lo que cualquier persona desearía. Pero, ¿y el amor?

Dos rubias de pelo en pecho (2004)
El mundo de las hermanas Brittany y Tiffany Wilson está lleno de dinero, apariencia, fiestas y mucho glamour. Bien lo saben los agentes del  FBI Shawn y Marlon Wayans quienes por accidente se ven metidos en la piel de ellas para investigar su posible secuestro. Un trabajo divertido, lleno de trabas y relacionándose en todo momento con la crème de la créme de la sociedad de Hamptons que les llevará al reconocimiento que tanto anhelaban al resolver el caso.

El diablo se viste de Prada (2006)
Ir a trabajar vestida de Prada es algo que algunos ni se plantean porque lo ven inalcanzable. Quizás, eso es lo que pensaría Andy Sachs cuando recién licenciada entró a trabajar para la revista más prestigiosa de moda, Runway. Tampoco le fue tan mal, aunque hay que decir que complacer y aguantar a una jefa como Miranda Priestly no le fue tarea fácil.

Algo pasa en las Vegas (2008)
Jugar en el Casino y que te toquen 3 millones de dólares, ¿es perfecto no? Para los protagonistas de esta película parece que no. Ambos se conocieron en una noche en la Vegas y se casaron totalmente ebrios. Quieren el divorcio hasta que ¡voilá!, en una máquina tragaperras les toca la millonada.

El juez les dará los millones una vez hayan cumplido 6 meses de matrimonio forzoso. Sin embargo, si alguno de los dos consigue que el otro le deje, no solo será libre sino que el cheque será para él también. Por lo que la única solución que ven es hacerse la vida imposible el uno al otro, hasta que sin quererlo… surge el amor.

La red social (2010)
Cuántas veces has pensado “¿por qué no se me ocurré algo así?”. Algo con lo que hacerte multimillonario, como Mark Zuckerberg. Te sientas frente al ordenador, desarrollas una idea, haces 500 millones de amigos y 6 años después, te conviertes en el billonario más joven de la historia. El camino no es fácil y menos, cuando se cruza en su vida personas que tratan de hacérsela imposible. Pero es joven y billonario y como reza su leyenda "No se hacen 500 millones de amigos sin hacer unos cuantos enemigos".

Wall Street: El dinero nunca duerme (2010)
Ser un tiburón de las finanzas, acabar en la cárcel y ver que no tienes relación con tu familia es lo que le pasó a Gordon Gekko en esta película, interpretada por Michael Douglas. Este personaje con dinero pero no rico, tratará de volver a encauzar su vida y a reconciliarse con su hija, misión que intentará conseguir de la mano de su futuro yerno Jacob.

Arthur, el soltero de oro (2011)
¿Si necesitaras casarte para heredar un imperio de un billón de dólares, lo harías? Pues el personaje de esta película, encarnado por Russell Brand, se lo pensó ya que no quería tener un matrimonio de conveniencia con Susan, una ambiciosa ejecutiva, él buscaba a la mujer de sus sueños, hasta que la encontró, ¿el único problema?, no era de su mismo estatus social.

Un golpe de altura (2011)
Con este film de Ben Stiller y Eddie Murphy, vemos la otra cara de los multimillonarios. Un empresario hasta arriba de dinero estafa a sus trabajadores dejándoles en la miseria. Por ese motivo, los afectados deciden vengarse intentando atracar su vivienda y un apartamento de lujo situado en el ático de uno de los rascacielos de la ciudad.

El Dictador (2012)
Habrá que esperar hasta verano de 2012 para ver como el dictador, interpretado por Sacha Baron Cohen, llega a Estados Unidos de gira diplomática y nos muestra su peculiar y divertida vida de mandatario y millonario. Seguro que después de ver la película, más de uno quiere pasearse por la Quinta Avenida de Nueva York en camello.

Publicidad