Se Estrena » Reportajes

UN CURSO PARA APRENDER A SER ESPÍAS

De mayor quiero ser como 'Johnny English'

Rowan Atkinson, más conocido por su personaje de 'Mister Bean', vuelve a demostrar su peculiar habilidad como agente secreto en la comedia de espías 'Johnny English Returns'. Un grupo de estudiantes ha acudido a una escuela de espías para conocer los misterios que encierra este oficio tan apasionante como peligroso.

Publicidad

Alberto Ramos | Madrid
| 23.09.2011 17:11

Se presentan los agentes Cosmos, Zénit, Onix Y Vórtex. Su papel es instruir en las técnicas secretas a la nueva hornada de jóvenes espías.

Les enseñarán, por ejemplo, a deshacerse de unas esposas si son apresados y les mostrarán el funcionamiento de diferentes aparatos que utilizan habitualmente los espías. Aparatos como una pistola que no sirve para capturar a los malos pero sí para atrapar sus conversaciones a distancia.

La misión de un espía es descubir lo que está oculto, sean metales o huellas dactilares. Pero también han de estar preparados para enfrentarse a ingenios mecánicos, ya sean cerraduras, o esposas. En la escuela a la que acuden se les enseña que solo los tipos más duros sobreviven, aunque el cine también nos muestra que, a veces, los agentes más torpes también consiguen llegar muy lejos.

Un claro ejemplo nos lo ofreció en su día Peter Sellers con su particular habilidad para el kárate en su papel de Inspector Clouseau. O el superagente secreto británico llamado 'Johnny English', más conocido como 'Mister Bean', que estos días regresa a la gran pantalla con nuevas aventuras.

Él también domina de una manera muy peculiar las artes marciales. En su retorno, Johnny English tendrá como misión, nuevamente, salvar el mundo de los villanos. Algo que engancha mucho a los aprendices de agente secreto.Tras recibir su instrucción todos responden que quieren ser espías cuando sean mayores.

Para llegar a serlo tendrán que superar grandes desafíos, aunque las terribles pruebas muchas veces parecen juegos, y los gritos de miedo se suelen confundir con las risas.

Publicidad