Harrison Ford se metió en la piel de "Indiana" gracias a que otro actor rechazó el papel. Una decisión -la de decir "no" a un futuro taquillazo- que se repite con frecuencia en la industria del cine.