Se Estrena » Reportajes

LOS PERSONAJES MÁS BLANCOS DEL CINE

Adiós al moreno... ¡bienvenida la palidez!

Con la llegada del otoño, dejamos de ir a la playa y, poco a poco, todos volvemos a nuestra palidez habitual. Pero, ¿quién dijo que mantener el moreno veraniego es importante? Penélope Cruz en 'Los Abrazos Rotos', Nicole Kidman en 'Los Otros' o todos los chicos de Crepúsculo estaban más blancos que la leche y eso no les impidió triunfar.

Publicidad

Cuesta decirlo pero lo cierto es que el verano ha llegado a su fin y de él queda poco más que el recuerdo de lo bien o lo mal que lo hemos podido pasar. Ni siquiera queda el moreno que cogieron frente al mar esa multitud de veraneantes que no dejaban un hueco libre en la playa.

De todos modos, ese deslumbrante color es algo pasajero y hasta en el cine en muchas ocasiones desaparece. Una muestra de ello es Kate Winslet en 'Titanic', donde optó por llevar una piel completamente blanca para meterse de lleno en el papel de la joven adolescente Rose.

Curioso también fue el caso de Nicole Kidman en ‘Los otros’, que vivía encerrada en su casa sin que sus hijos pudieran ver la luz porque eran alérgicos a ella. Sólo por un caso así se podía explicar que en la película de Alejandro Amenábar viéramos a la australiana con un rostro tan pálido.

No son menos importantes Verónica Sánchez y Natalia Verbeke, en ‘Gordos’ y ‘El método Grönholm’, respectivamente. La primera vivía un embarazo en reposo en su casa que le impedía salir a la calle y tener un color veraniego en el rostro, mientras que la segunda era una mujer dedicada en cuerpo y alma al trabajo, que durante la trama sólo tenía tiempo para el trabajo.

Con un tono más de un humor lucían su blancura el Doctor Maligno y el niño de ‘Love Actually’, que por sus rasgos fueron muy bien acogidos dentro del público.

No hay que olvidarse de 'blanquito' de 'Yo, yo mismo e Irene', que entró en escena en la película siendo muy insultado por Jim Carrey y acabó teniendo uno de los personajes más queridos en la familia de Carrey.

En definitiva, al igual que el verano, el moreno en el cuerpo es algo temporal y por eso en el cine como se puede ver en estas imágenes se suele apostar más por la naturalidad que por lo temporal.

Publicidad