Frances McDormand, la doble ganadora de un Oscar por 'Fargo' y ahora 'Tres anuncios en las afueras', ha protagonizado el que será a buen seguro uno de los momentos más recordados de los Oscar 2018.

La célebre actriz ha subido al escenario a recoger su premio a Mejor Actriz, y ya avisaba al público que "si me caigo al suelo me vais a tener que recoger porque tenía muchas cosas que decir".

Tras agradecer el galardón al director de la película, Martin McDonagh, McDormand agradecía también "a todos los que están este edificio y a mi hermana Dorothy, y especialmente a mi clan (sus dos acompañantes en la gala). Estos dos individuos fueron muy bien educados por sus madres feministas y se valoran a sí mismos y a los que tienen al lado", explicaba.

"Y ahora quiero dar un paso atrás para tomar algo de perspectiva, quiero que todas las mujeres nominadas se pongan en pie junto a mi, vamos todas", pedía visiblemente emocionada.

"¡Sí! Ahora todos vamos a mirar, porque todos tenemos historias que contar y necesitamos financiar los proyectos, no habléis con nosotras en las fiestas, lo que tenéis que hacernos es invitarnos a vuestros despachos a hablar de los proyectos. Os voy a dejar dos palabras: 'inclusion rider'.

Muchos se han preguntado qué quería decir la actriz con estas dos palabras, que podrían definirse como "una cláusula que los actores ponen en sus contratos para garantizar la igualdad de género y raza en la contratación de películas".

La actriz ha hablado sobre ello largo y tendido en el backstage:

"Lo descubrí la semana pasada. Esto siempre ha estado disponible para todos -todo el que hace una negociación en una película- que significa que puedes pedir o demandar al menos un 50% de diversidad no solo en el reparto sino también en el equipo. El hecho de que me acabe de enterar después de 35 años en la industria... No vamos a volver atrás".