El actor y cómico Dani Rovira ha asegurado que en su discurso no habrá menciones políticas, a diferencia de anteriores ediciones.

"No se merecen esa parte de protagonismo", ha señalado el actor durante una entrevista, en la que ha asegurado que no se siente "condicionado" a evitar hacer alusión a temas ajenos al cine.

En este sentido, ha avanzado que no habrá referencias al IVA cultural ni al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, a quien se limitará a saludar y dar la "bienvenida", lo que no significa que la Academia haya cesado en su petición hacia el Gobierno, tal y como ha indicado.

Rovira ha señalado que al ver la "progresión" de las galas (desde el famoso "No a la guerra" de 2003, pasando por las presentadas por Andreu Buenafuente o Eva H) ha eliminado "poco a poco" la politización porque, entre otros motivos, no quiere ser "abanderado" de nada. "No soy la gala, ni el cine ni la Academia", ha afirmado.

No obstante, ha señalado que aunque "uno intenta repartir para todos los lados", al final un "tiene que repartir más para el que maneja la nave, que es el responsable de lo bien o mal que va el país", ha dicho.

En cuanto al miedo de volver a presentar los Goya, después de las críticas que le llegaron tras la pasada gala --incluso de la Asociación de Yates, según recuerda--, Rovira ha afirmado que el "miedo" le duró los primeros meses pero tras reflexionar durante el verano decidió volver y aportar su "granito de arena".

Tal y como ha avanzó la presidenta de la Academia de Cine, Yvonne Blake, durante la celebración del cóctel de nominados el pasado día 12 de enero, la gala de los Premios Goya será "más sencilla" y, en palabras de Rovira, no habrá "ni bailarines ni confetti" porque el "momento económico" por el que pasa la institución no es muy bueno.