Mientras todas las miradas apuntaban a Ryan Gosling cuando este subía a por su premio a Mejor Actor de Comedia o Musical, algo muy inesperado ocurría entre las mesas de la gala de los Globos de Oro 2017. Andrew Garfield y Ryan Reynolds protagonizaban un beso de lo más apasionado.

Sin que se lo esperasen tampoco el resto de compañeros, que estaban sentados con ellos en la mesa, se echaban a reír ante el gracioso acontecimiento, incluida la esposa de Reynolds, Blake Lively.

De esta manera tan divertida Garfield animaba a Reynolds pocos segundos después de saber que Gosling le arrebataba el premio de Mejor Actor de Comedia o Musical al que estaba nominado por su película 'Deadpool'. Así cualquiera acepta con buen gusto la derrota.