Por si no fuera suficiente con haber batido el record de retuits con una 'selfie' en la que aparece DeGereneres juntos a Bradley Cooper, Angelina Jolie, Brad Pitt, Channing Tatum, Jared Leto, Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Julia Roberts o Kevin Spacey, la presentadora sorprendió al público, y al auditorio, apareciendo en medio de la gala con un repartidor de pizza preguntando "¿alguien tiene hambre?".

Previamente a la aparición del pizzero, Ellen DeGeneres dijo bromeando: "Creo que voy a pedir pizza, ¿alguien quiere pizza?". De inmediato varios de los presentes alzaron las manos. Lo que nadie se imaginaba es que la conductora de la 86 edición de los Oscar iba muy en serio. Minutos después salió entre bambalinas con un repartidor que sujetaba varias cajas de pizza.

Ante la incredulidad del público, Chiwetel Ejiofor rompió el hielo siendo el primero en coger una de las cajas de pizza, mientras que Brad Pitt se puso a repartir platos entre los presentes. Julia Roberts y Meryl Streep, se hicieron rápidamente con una porción de pizza de queso.

Mientras repartían los trozos del suculento manjar, recordemos que la gala duró aproximadamente cuatro horas y el hambre empezaba a notarse, Ellen DeGeneres hablaba con el repartidor preguntándole cosas como "¿Quién es tu estrella de cine favorita? Ellos están aquí, ¿con quién quieres hablar?. ¿Conoces a Julia Roberts?" o diciéndole "Kerry Washington está embarazada, necesitará un trozo".

Y así fue como DeGeneres y el tímido repartidor protagonizaron uno de los momentos más memorables y divertidos de la gala, en el que, Martin Scorsese, Brad Pitt, Harrison Ford, Jared Leto, Jennifer Lawrence, Julia Roberts,  Meryl Streep o Chiwetel Ejiofor, entre otros muchos, acabaron comiendo pizza en medio de la 86 edición de los premios más famosos del cine.

Ellen también bromeó pidiendo dinero a los actores para pagar las pizzas, pasando el sombrero de Pharrell Williams a modo de 'gorra', para hacer la recaudación. John Travolta, Kevin Spacey y Chiwetel Ejiofor participaron poniendo dinero, a Brad Pitt le sacó varios billetes y se quedó con el cacao de Lupita Nyong'o.