En su entrevista, Dylan Farrow explicaba que, si ha vuelto a sacar el tema a la luz, es porque ha sido "ignorada y apartada" durante años por gente que decidió no creerla, y quería "contar mi verdad y esperar que alguien me crea".

Después de que muchas figuras de Hollywood le hayan dado la espalda al director, Woody Allen ha contestado a las acusaciones en un comunicado en su cuenta personal.

"Cuando estas acusaciones se hicieron hace 25 años, fueron investigadas a conciencia por la Clínica de Abusos Sexuales de Yale-New Haven y por la Oficina de Bienestar Infantil del Estado de Nueva York. Ambos lo hicieron durante varios meses y concluyeron por separado que no hubo en ningún momento abuso sexual. En su lugar, descubrieron que probablemente un niño vulnerable había sido entrenado para contar esa historia por su enfadada madre durante una contenciosa ruptura.

El hermano mayor de Dylan, Moses, ya dijo que fue testigo de cómo su madre hacía precisamente eso, coaccionar sin descanso a Dylan, intentar convencerla de que su padre era un peligroso depredador sexual. Parece que ha funcionado y, tristemente, estoy seguro de que Dylan cree de verdad lo que dice.

Pero aunque la familia Farrow está usando cínicamente la oportunidad brindada por el movimiento Time's Up para repetir esta alegación sin fundamento, eso no lo hace más verdad hoy de lo que fue en el pasado. Nunca abusé de mi hija, como concluyeron todas las investigaciones hace un cuarto de siglo".

A las acusaciones de lavado de cerebro y ser oportunistas con el clima actual de Hollywood, Dylan también se refería en su entrevista.