A principios de este año se conoció que Val Kilmer estaba luchando contra un cáncer de garganta y reconoció que había sido reticente a hacerlo público debido a que ya "no sonaba de la misma forma".

Sin embargo, el actor no había aparecido ante el ojo público hasta ahora. Kilmer ha concedido un reportaje junto a sus hijos Jack y Mercedes a The Hollywood Reporter y han hablado sobre su legado y sobre su enfermedad.

Tras someterse a sesiones de quimioterapia y una traqueotomía como parte de su tratamiento, el actor de 57 años tiene una voz diferente y áspera y dificultad en la respiración.

Kilmer ha hablado de cómo su fe en la Ciencia Cristiana le ha ayudado a sobrevivir a la crisis y cómo ha cambiado su vida a partir de su diagnóstico, reconociendo que la fama era "un poco desastre".

"Era demasiado serio. Me afectaban cosas como no recibir Oscars o reconocimientos. [...] Pero se trata de ser amado".

La entrevista continúa con juegos entre el actor y sus hijos, que se muestran devotos a su padre y a su recuperación.